Descubra los encantos de Marruecos

Qué ver en Rabat: la zona de la Medina

Las calles son muy llevaderas y fáciles de visitar. Es una medina situada junto al mar, amplia, aseada. Rodeadas de murallas, construidas por los Andalusies expulsados de España en el siglo XVII, en ella encontramos varias las puertas.

La calle principal y más animada es Suiqa, paralela a la muralla, con tiendas de artesanía, donde se encuentra la mezquita Jemaa de Muley Sliman XIX, y la Jemaa Kebir, la gran mezquita construida por los merinies en el siglo XIV.

Destacar la Calle de los Cónsules, cubierta de una artística montera, donde se situaban las antiguas casas de los representantes extranjeros dotados de amplios patios. Son hoy lugar de venta de alfombras y la calle Souk es Sebat, comercial, cubierta de juncos.

Merece la pena acercarse también a la Alcazaba de los Oudayas , en este barrio, junto a la medina y el mar, asomada sobre un acantilado a la orilla sur del estuario del río Bou Regred, uno de los principales atractivos de Rabat.

Originalmente construida por los almorávides en el siglo XII, como fuerte militar bajo los almohades ya alauitas.

En 1609, tras la expulsión de los moriscos de España por el rey Felipe II, cerca de 2.000 inmigrantes se establecieron en la Kasbah, Muley Ismail instaló esta tribu guerrera para proteger la ciudad.

Al este de la Medina separandola del mar, se destaca el amplio cementerio Musulmán de los Mártires, junto a Ribat de Tachafine, unas ruinas almohades, antiguo puerto y fortaleza. Al oeste, en las orillas del río, está el antiguo barrio judío Mellah.

Rodeando la Medina, junto al mar, está la circunvalación de la ciudad desde donde podremos visitar la pequeña playa y el resto de la costa que es rocosa: En ella hay algunos cafés y restaurantes, el Faro y el fuerte de Rottembourg o Fort Hervé construido en 1914.

Newsletter

Suscíbase al Newsletter para recibir noticias