Descubra los encantos de Marruecos

Estilo de vida y tradiciones culturales en Marruecos

Marruecos es una encrucijada entre Europa y África, bordeada por las aguas del Mediterráneo y abierta a la inmensidad del Atlántico. Es el "país del lejano poniente", un destino lleno de contrastes, con dos milenios de historia y que merece la pena descubrir.

Marruecos es un país milenario, heredero de siglos de tradición. Sin embargo, en el Reino no hay nada prefijado. Su cultura está viva y la encarnan día tras día los pequeños gestos cotidianos, las fiestas, los rituales y las costumbres. Pasear por las ciudades y los pueblos, entre las callejuelas estrechas de sus cascos antiguos. Permite estar muy cerca de la gente y hacer intercambios con ellos. Seguro que algún marroquí te invita a compartir un té verde con menta: allí todo es ceremonioso y reina la hospitalidad.

También podrás descubrir toda una serie de costumbres. Marruecos y sus habitantes evolucionan al ritmo del arte de vivir mediterráneo reconocido por la UNESCO, un conjunto de prácticas, platos o símbolos que forman parte de su día a día y que te encantarán.

La fiesta también predomina en Marruecos y va marcando el paso de los años. La gente se reúne por los famosos moussem, unas manifestaciones religiosas y festivas. No te pierdas el deTan-Tan, especialmente famoso y considerado desde 2008 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Descubre también el Festival Gnaoua de Essaouira.

Todas estas manifestaciones son una gran oportunidad para que entres en contacto y convivas con las distintas culturas que conforman la diversidad y la riqueza propias de Marruecos.

Esto es solo una visión general sobre las culturas que siguen existiendo en Marruecos. Recorre el país y descubre estos pequeños tesoros de su patrimonio inmaterial.

En estas tierras en las que convergen las influencias, descubrirá los vestigios de las mayores civilizaciones mediterráneas: al norte del país se alzan las ruinas romanas de Volubilis; en Rabat, algunos restos arquitectónicos son testigos de la antigua presencia francesa.

Los tesoros de las civilizaciones musulmanas se encuentran por doquier a la espera de que los descubra: la Kasbah de los Oudayas, las verdes extensiones de los jardines de la Menara… en todo el país existen ejemplos de la liberalidad de las dinastías que se fueron sucediendo.

Newsletter

Suscíbase al Newsletter para recibir noticias